Bases para la comprensión de la situación internacional.

Autor: Viriato

Desde hace ya 30 años o más la situación internacional se caracteriza por la dominación mundial del imperialismo de los Estados Unidos.

Esta característica determina todavía toda la política internacional y muy a menudo la política interior de muchísimos estados.

El otro fenómeno que caracteriza la situación de estos últimos 10 años es la profunda crisis de sobre capitalización, de baja rentabilidad del sistema económico capitalista. Una crisis profunda del sistema que no encuentra solución. Esta crisis se ha desarrollado a un ritmo relativo lento y tiende, como las anteriores, a agudizar las contradicciones entre los diferentes países imperialistas o que quisieran serlo.

La clase dirigente de los Estados Unidos, luego de la capitulación de la Unión Soviética, naturalmente aprovechó de aumentar su ventaja estratégica y consolidar su hegemonía por el máximo de tiempo posible en el futuro. Sus representantes políticos no hacen misterio sobre este objetivo.

Las guerras de Afganistán, de Irak, sus intervenciones directas o indirectas en Somalia, en Ucrania, en Libia, Siria, en todo el Medio Oriente responden a ese plan estratégico de conjunto y q los intereses económicos que se agregan.
Pero, siendo la economía capitalista lo que es, un desarrollo desigual y combinado como lo dijo Lenin, otras potencias imperialistas han aparecido desde hace una decena de años como rivales potenciales del imperialismo US.

Estos rivales, esencialmente la China capitalista y la Alemania europea (europea ya que domina económicamente el continente europeo), presentan tales amenazas al dominio del capital US. Tanto así, que les US han comenzado ya a combatirlos.

Rusia, después de la catástrofe que significó el fin del régimen soviético (perdió en el proceso casi toda su capacidad industrial, 9 millones de personas y se transformó en un país exportador de materias primas brutas y armas), a pesar de la propaganda, no es un rival estratégico importante todavía.

Al interior de esos conflictos y contradicciones, se desarrollan otras, regionales, locales de importancia menor pero no menos importantes. Tenemos las agudas contradicciones que se desarrollan en Europa en torno a los intereses encontrados de los imperialismos de segundo orden como el francés, el inglés y otros menores.

En Asia tenemos las contradicciones entre el Japón y la China, entre India y Pakistán con sus apoyos y aliados tradicionales propios y en medio de ellos, tratando de aprovecharlos se encuentra el imperialismo US. Aún en América Latina hay conflictos entre diversas economías regionales, y entre ellas y el imperialismo US como es el caso con Brasil y Méjico.

Tratar estos problemas en un solo artículo es tarea de Romanos y lo haría poco claro para el lector así es que, ya el cuadro esquizado en lo principal o el esqueleto en su lugar, procederemos en una serie de otros artículos con el detalle indispensable para obtener una figura completa.

Volveremos pues a la actualidad y a partir de ella trataremos de mostrar la validez del esbozo pintado ya.

Recientemente la prensa dio cuenta de un extraño proceder diplomático.
El presidente de los EEUU, Trump, públicamente, humilló a la canciller alemana Merkel delante…de todo el mundo. Rehusó estrecharle la mano delante de los fotógrafos y la televisión mundial a pesar de la insistencia de ella.
Venían de tener una conferencia entre ellos que duró poco y se esperaba, como es la costumbre, que delante de los periodistas dijesen algunas palabras cordiales “entre viejos aliados”. Solo vimos la grosería de Trump. Hasta aquí nos “informó” la prensa, que pasó esto como solo la prueba de la imagen que quieren dar de Trump… un “loco” poco estable ni seguro. Volvemos como se puede ver a la “teoría” de los locos como Hitler, para “explicar” las aberraciones del capitalismo.
La prensa olvida quizás, que las contradicciones inter imperialistas han provocado ya dos guerras mundiales que han tenido como protagonistas los EEUU y la Alemania y que el fondo del problema fue ocultado por 50 años gracias a la existencia de la Unión Soviética.
¿Cuál es ese fondo del problema me dirán?
Alemania desde el fin del siglo XIX y con mayor razón después representa como economía tanto como la Gran Bretaña y Francia reunidas y es y ha sido siempre un rival importante, de los monopolios US. El problema de la Alemania es que no tenía colonias o muy pocas. El Kaiser Guillermo II quiso “reequilibrar esta situación” y tuvimos la Primera Guerra Mundial, la industria monopólica exportadora alemana volvió a ensayar y tuvimos al “loco” Hitler y la Segunda Guerra Mundial. Una vez derrotada la Alemania se pensó reducirla a un país agrícola productor de algo de la industria ligera, pero el “peligro comunista” que representaba la Alemania del Este y la Unión Soviética, trajo en revancha el plan Marshall, la reindustrialización de la Alemania como “modelo” frente al “comunismo” y una vez liquidada la “amenaza” soviética, hemos vuelto a lo mismo.
Es cierto que los EEUU que interviene brutalmente por todas partes, tienen también contradicciones con Rusia, pero siendo este un “problema menor”, basta con ocuparle en Siria, para que ellos puedan ocuparse de los dos problemas mayores de los monopolios US. La competencia económica pero sobre todo estratégica en dos continentes indispensables para el control hegemónico del imperialismo US: Europa y la costa del Pacífico del continente asiático.

¿Que dijo Trump después de su acto grosero?

En la conferencia de prensa que siguió Trump declaró, como ya lo había hecho en su campaña electoral que los alemanes habían gozado de “demasiadas ventajas comerciales con respecto a los EEUU y que ya era tiempo que esto terminase”. Tampoco se privó de proferir amenazas de “guerra comercial” dejando públicamente al descubierto no sólo las contradicciones inter imperialistas sino que también que ellas habían llegado al punto que no podían ya ocultarse.

Los alemanes, en dos artículos de sus órganos principales de la prensa burguesa, respondieron siguiendo la línea de alianza con el sector del imperialismo US contrario a Trump, tratándolo de irresponsable y por otra parte, lanzando un llamado casi público al otro rival abiertamente amenazado por los EEUU, la China y los otros países del mundo detrás de la hoja de parra de ”libre comercio” que los griegos conocen bien por haberlo practicado…con los alemanes hace poco tiempo.
Los exabruptos de Trump y la reacción de los alemanes que han hablado de un cambio completo en la situación y el fin de una época a la vez que aumentan su presupuesto militar y tratan de organizar la “Europa de la defensa” muestra el grado de conflicto que se desarrolla no sólo en Asia sino que en Europa. La intervención abierta de los EEU en el conflicto ucraniano ha sido pues un primer “pre aviso” de los planos US en Europa.
Es de hacer notar también la profunda inestabilidad de la situación internacional y nacional de los diferentes países capitalistas. Esto ha llevado que en el seno de ellos se desarrollen diversas posiciones y conceptos para afrontar los problemas de todo orden. Así, en todos los principales países imperialistas y o capitalistas aparezcan dos líneas fundamentales. Así, en los EEUU nos encontramos con la línea Trump dirigida principalmente contra la China y Alemania y la línea Clinton centrada primero contra Rusia.
Estas contradicciones internas se ven también en todas partes: en GB con el Brexit y sus adversarios, en Francia con las diferentes opciones internacionales de los candidatos a la elección próxima, en Rusia con la línea Putine y la línea Medvedev, en China algo más en sordina pero también presente.

Dejo hasta aquí este primer comentario y si el editor lo permite, seguiré con algunas reflexiones sobre Rusia, su caracterización, como la China y las exageraciones que se han escrito sobre ella. En todo caso, el mundo ha vuelto a las características propias de la rivalidad inter imperialista y lo que, hace diez años parecía una aberración, es hoy un problema que trata desde el Papa al último gobernante de la tierra: el peligro de una tercera guerra mundial.