Las elecciones francesas, primera vuelta

 

Cifras sobre la primera vuelta de las elecciones francesas, del domingo 23 de abril 2017

I – Participación en las elecciones*
Fuente: Ministerio del Interior Francés (traducción Alamedas-Agp)

  Cantidad % de inscritos % des votantes
Inscritos 47 581 118    
Abstención 10 577 572 22,23  
Votantes 37 003 546 77,77 100,00
Blancos 659 302 1,39 1,78
Nulos 285 431 0,60 0,77
Exprimidos 36 058 813 75,78 97,45

*cifras que integran el voto de franceses residentes en el extranjero

II – Resultados Francia metropolitanas y territorios de ultramar (24 abril à 19h00)

Candidatos ** Votos    
  Nombre % des inscritos % des expresados
M. Nicolas DUPONT-AIGNAN  (Derecha soberanista) 1 695 186 3,56 4,70
Mme Marine LE PEN  (Derecha Nacionalista) 7 679 493 16,14 21,30
M. Emmanuel MACRON (Centro+socialistas de derecha+centro+derecha) 8 657 326 18,19 24,01
M. Benoît HAMON  (Socialista del actual gobierno) 2 291 565 4,82 6,36
Mme Nathalie ARTHAUD (Lucha Obrera-Troskista-Izquierda) 232 428 0,49 0,64
M. Philippe POUTOU (Nuevo Partido Anti capitalista, ex-LCR-Izquierda) 394 582 0,83 1,09
M. Jacques CHEMINADE (Independiente-Derecha) 65 598 0,14 0,18
M. Jean LASSALLE (Independiente) 435 365 0,91 1,21
M. Jean-Luc MÉLENCHON (Francia Insumisa-Izquierda) 7 060 885 14,84 19,58
M. François ASSELINEAU (Derecha) 332 588 0,70 0,92
M. François FILLON (Derecha) 7 213 797 15,16 20,01
Total 36 058 813 75,78 100,00%

** La categorías (**), se asignan según el punto de vista de nuestra observación.


El Análisis de Viriato

Los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas

A pesar de que la abstención aumentó ligeramente en comparación con la elección presidencial anterior, los votantes ignoraron mayoritariamente llamadas al boicot de las elecciones.
Uno de los dos favoritos de los capitalistas, el títere del capitalismo europeo y de la liberalización general de la sociedad, el hombre del lema "ni derecha ni izquierda" E. Macron, se encuentra a la cabeza del escrutinio con un resultado sin embargo de menos de una cuarta parte de los votantes registrados. Obtuvo especialmente el apoyo masivo del capital financiero, de los medios de comunicación y también de una parte del aparato del Partido Socialista y del sindicato amarillo CFDT, de todos los que han impuesto la vergonzosa Ley del Trabajo. Macron pondrá en marcha las llamadas 'reformas' 100% capitalistas, lo que significa una política totalmente desinhibida en favor del sindicato patronal MEDEF, una americanización a fondo de la política francesa, de la cultura e incluso del lenguaje.
Pero como con Renzi en Italia, Macron pronto se encontrará frente al movimiento obrero francés que no ha olvidado su gran lucha de clases contra la Ley del Trabajo.
No se le puede atribuir a Macron una patente de antifascismo ya que su orientación y alineamiento guerrero y pro-negocios detrás imperialismo estadounidense, del mismo modo que Sarkozy y Hollande, y todos sus ministros y ex ministros han hecho, durante años, ampliamente la cama de la extrema derecha en Francia. Sobre todo porque ahora, Macron también es apoyado por los líderes de la derecha (Republicano-LR), por el PS, la Comisión Europea y Berlín.
Este apoyo no es contra el "fascismo" de Le Pen, sino para poner en marcha, tan pronto como sea posible, los planes capitalistas que implican la subordinación del capitalismo francés, con pocas concesiones, al capitalismo "europeo", de hecho alemán, que ya han preparado Hollande y Merkel a espaldas de sus respectivos pueblos. Esta situación recuerda la capitulación de Pétain con Hitler en 1941.
Le Pen se encuentra en la segunda vuelta, incluso con una puntaje inferior a lo que ella soñaba para llegar al Elíseo. Los trabajadores militantes conscientes harán el máximo para reducir la votación del FN entre los trabajadores porque este partido divide a la clase obrera, empujando hacia la guerra y el fascismo el país. Aunque el estado policial fue en gran parte orquestado por décadas de gobiernos de derecha y por los gobiernos “socialistas” (¡que no hace mucho estaban tratando de prohibir las manifestaciones de masas sindicales!).
 Militando firmemente en el medio popular para reducir los votos del Frente Nacional, se debe reducir la influencia de ese partido que pudre la atmósfera política del país desde hace años y que bloquea la alternativa progresista para el bien mayor del capital desviando la cólera legítima de algunos trabajadores en el callejón sin salida del racismo.
Sin embargo, mientras que la derecha (Fillon Juppé, etc.) y el PS ya están llamando a votar Macron, no hay que sostener con nuestro voto el candidato Macron cuya política ultra liberal significa salir de la crisis capitalista disminuyendo los ingresos de los trabajadores y el aumento de las ganancias de los empresarios, apoyando las guerras de los Estados Unidos y suprimiendo todas las garantías sociales ... Lo que significa alimentar al FN que aprovecha de todas estas traiciones sociales.
Fillon fue eliminado de la segunda ronda: justo castigo por la indecencia de este candidato super-Thatcherista y aprovechador. Los partidarios de la derecha egoístas y versalleses experimentarán días difíciles y eso es bueno para los trabajadores y para el movimiento popular.
Los votantes sinceros que siguieron al candidato oficial del PS, aunque traicionado por sus propios "compañeros" de la derecha del PS, por Hollande y la mayoría de los ministros socialistas, Hamon, paga la factura con un PS destruido por una política servilmente pro-patronal. Los trabajadores que todavía adhieren al PS, entenderán finalmente que estos politiqueros belicosos, totalmente sometidos a la OTAN y al MEDEF (asociación de patrones) no es desde hace mucho tiempo un lugar decente para los progresistas verdaderos?
Incluso si no llega a la segunda vuelta, JL Mélenchon obtiene una alta votación, que es un punto de apoyo para los progresistas y los trabajadores de este país. Esto se logra a pesar de la campaña anticomunista desatada contra él por Holanda, Laurent Berger y Co.
Estamos orgullosos de haber elegido la opción más clara por una intervención comunista activa "crítica y dinámica" para apoyar esta opción en el estado actual de fuerzas presente, para poder preservar y expandir el espacio necesario de una futura resistencia social. Ciertamente Mélenchon no es comunista y mantuvo posiciones más que vacilantes sobre la la vía al socialismo en Francia.
Pero JL Mélenchon quiere salir de la OTAN y esto es vital en un período en que D. Trump marcha hacia un enfrentamiento militar directo peligrosísimo tanto en Siria como en corea del Norte, o pasando por Ucrania. Es urgente, de no desmovilizarse y trabajar por la defensa de la paz con todos aquellos que estén dispuestos a hacerlo. Llamamos pues, a todos los trabajadores y a las persones que desean la paz a organizar reuniones y manifestaciones, antes de la segunda vuelta, contra Trump y su carrera loca hacia la guerra.
Más que nunca debemos tender la mano a todos aquellos que quieran participar a la reconstrucción de un verdadero partido comunista, a sostener el sindicalismo de clase, a construir el Frente de Trabajadores antifascista, popular y ecológico indispensable para bloquear el fascismo, las guerras del imperialismo US y sacar a tiempo a Francia de la OTAN y del capitalismo.

 

 

Alamedas-Agp Alamedas-Agp