Las amenazas de guerra de Trump sobre las supuestas armas químicas de Siria

 Por Viriato 27 junio 2017

Trump acusó al gobierno sirio de "prepararse" a utilizar armas químicas contra la población civil. No hay evidencia de lo que fue presentado sobre esta amenaza inventada. El secretario Sean Spicer dijo que los EE.UU. tenían " potencialmente identificados los preparativos para otro ataque de armas químicas del régimen de Assad, lo que probablemente conducirá a la muerte masiva de civiles, incluidos niños inocentes." Si el presidente sirio, Bashar al-Assad lleva otro ataque asesinando en masa la población usando armas químicas "dijo el comunicado," él y su ejército a pagarán un alto precio ".
El embajador de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, agregó "Le informamos que el objetivo no es sólo de enviar un mensaje a Assad, sino también a Rusia e Irán ... ". En otras palabras, cualquier presunto ataque con armas químicas en Siria podría ser utilizado para justificar la guerra contra Irán y Rusia.

El portavoz del Pentágono, Jeff Davis se negó a presentar pruebas. Dijo que la información se refería a "aeronaves específicas en un almacén específico, que sabemos están asociados con el uso de armas químicas." Era una referencia al campo de aviación de Shayrat que los Estados Unidos atacó el 6 de abril pasado.
Algunos funcionarios militares dijeron que no tenían idea de a lo que la Casa Blanca se refería. Los funcionarios de la defensa británica dijeron que no habían visto las pruebas pero apoyarían la escalada militar de Estados Unidos, lo que significa que no les importa si las acusaciones son verdaderas o falsas. Esto se produce un día después de la publicación de un artículo detallado en Die Welt de Seymour Hersh, el periodista que expuso la matanza de My Lai durante la guerra de Vietnam, que demuestra que las acusaciones utilizados por la administración US para justificar el ataque del 6 de abril contra Siria eran totalmente infundadas. Sobre la base de entrevistas en profundidad con el personal militar y de inteligencia, Hersh escribió que la administración no tenía ninguna evidencia para apoyar sus acusaciones de que el gobierno sirio había lanzado un ataque con gas sarín el 4 de abril.
Las falsas acusaciones de ataque químico y posterior bombardeo de la base aérea de Siria fueron tan descaradas que han provocado la oposición en secciones del aparato militar y de inteligencia. "Nada de esto tiene sentido", dijo M. Hersh. "Sabemos que no hubo ningún ataque químico ..."

En ese momento, Trump estaba bajo una inmensa presión del Partido Demócrata y las agencias de inteligencia para mostrar a una postura más agresiva contra el gobierno sirio. Esto sucedió unos días antes que el Comité de Inteligencia del Senado celebrase una audiencia en la que se alegó que Trump en realidad había colaborado con los esfuerzos de Rusia para socavar las elecciones de Estados Unidos de 2016. Los columnistas y expertos han pintado al Presidente como poco menos que un agente del Kremlin.
Una revisión de los 100 principales periódicos de Estados Unidos mostró que 39 de ellos han publicado editoriales para apoyar el ataque, incluidos el New York Times, el Washington Post y el Wall Street Journal.

Ninguna publicación importante de los Estados Unidos ni siquiera se ha planteado la cuestión de si las alegaciones de la Casa Blanca eran creíbles. Ellos simplemente las aceptan como verdad, lo que demuestra el papel de los medios de comunicación como agentes de propaganda de guerra. De hecho, Hersh no pudo encontrar un medio de información para publicar su más reciente artículo en los EE.UU. La historia también fue rechazada por el London Review of Books en el Reino Unido, obligándolo a dirigirse al periódico alemán. Como se muestra en la última "atrocidad" sirio fabricada, esta vez supuestamente en su "preparación", nada ha cambiado con respecto a la preparación de los medios de comunicación para servir de difusión de propaganda gubernamental.
Sin embargo, la aceptación por parte de los medios de comunicación de las acusaciones de la administración sobre las armas de destrucción masiva en Siria no puede ocultar el hecho de que en realidad están confeccionadas. En lo que se ha convertido en un procedimiento operativo estándar, la administración tampoco ha tratado de presentar pruebas, por lo que sólo las afirmaciones más generales deben ser tragadas sin reproches, ni argumentos contrarios.

La administración Bush ha utilizado el mismo tipo de mentiras sobre armas de destrucción masiva para iniciar la guerra en Irak que resultó en la muerte de millones de personas. Ahora Trump, con el pleno apoyo de los medios de comunicación y toda la clase política, buscan escalar una guerra que podría dar lugar a un intercambio nuclear entre los Estados Unidos y Rusia.
El Partido Demócrata desde la elección ha hecho de la amenaza de guerra, el ariete central de la oposición a Trump. En un artículo publicado este mes en periódicos extranjeros, Tim Kaine, amigo de Hillary Clinton dijo que los objetivos de la política exterior agresiva US, son fundamentales en la actual campaña histérica sobre la supuesta "colusión " entre Trump y el presidente ruso Putin.
Kaine comentó la política exterior de la administración de Obama, diciendo que" la renuencia de Obama a intervenir por la fuerza en el comienzo de la guerra civil de Siria a debilitado los Estados Unidos a futuro ". Se refirió a la "respuesta desdeñosa de Obama a los ataques cibernéticos de Rusia y su interferencia sin precedentes en la elección de 2016. En" conclusión "los Estados Unidos debe enviar un mensaje claro: no se froten con nosotros".

Como se ha señalado recientemente en un artículo reciente en el Washington Post, la administración Obama había planeado transferir el poder a Clinton para que comience inmediatamente a preparar una importante escalada en Siria, que implica un posible conflicto con Rusia. La sorprendente victoria electoral de Trump interrumpió estos planes, que estaban muy avanzados. De ahí la ferocidad de los esfuerzos de los demócratas y los servicios de inteligencia para presionar Trump y cambiar a una política exterior más agresiva y anti-rusa. Una ofensiva que parece haber tenido éxito. Las amplias tensiones entre los EE.UU. y Rusia sobre Siria representan una amenaza existencial para la humanidad. La única manera de evitar la catástrofe que la clase política estadounidense prepara, es comenzar a despertar una conciencia masiva contra la guerra en el mundo, porque en caso de una guerra nuclear, nadie permanecerá inmune.

Es del interés de la gran mayoría de los habitantes del planeta organizar un amplio movimiento contra la política agresiva de los EE.UU. para comenzar a mostrar la oposición contra la guerra y por la paz en Siria y en otros lugares. Sabemos que el capitalismo lleva la guerra misma, y ​​sólo el advenimiento del socialismo en todo el mundo puede evitar las guerras.